Creo
que todos alguna vez hemos soñado que volábamos. Yo en los sueños volaba no
como Superman, sino moviéndome como si estuviese nadando a brazas, jeje!!
Hace
menos de un mes tuve la posibilidad de hacer una de las cosas, junto al
parapente, que más se parecen a volar…PARAPENTE!!!
Casi
sin nervios y con ganas de empezar subimos hasta la sierra de Los Santos de
Maimona, en Badajoz, desde donde haríamos el despegue. Todo preparado nos
anclamos en tándem, esperamos la ráfaga de aire y para arribaaaaa…la sensación
al principio es como si te montas en un tio-vivo , pero poco a poco vas
cogiendo altura y todo cambia.
El
instructor, Jose, ya me dijo que incluso con vértigo podría volar sin
problemas. En mi caso no tengo nada de vértigo así que perfecto.
Nada
más despegar empezamos a buscar térmicas para subir rápido. El aparato empieza
a pitar y notas como la barriga se hace un nudo, estamos subiendo a más de 6m/s.
Para que hagáis una idea, un ascensor sube a 0,6m/s con lo que nosotros
ascendíamos casi 12 veces más rápido que un ascensor!!!
Tengo
que decir que subir tan rápido me hace marear un poco, pero nada serio.
Desde
esa altura, unos 1500m, es impresionante lo que se puede ver, estás volando,
empujado por el aire te desplazas, y la sensación es de total tranquilidad. Ahí
pasamos casi una hora.

Para
terminar, bajada en barrena en forma de hélice, aterrizaje sin problemas en el
mismo sitio de la salida, y en mi una sensación de haber hecho algo
impresionantemente bonito!!!! 

Si quieres publicitarte en mi blog o a través mía ponte en contacto conmigo en jpvazquezreyes@gmail.com