PARA QUÉ SIRVEN LAS MEDIAS COMPRESORAS

1) COMO ACTÚAN 

 Su ámbito de influencia se reduce prácticamente al sistema circulatorio venoso, encargado del retorno de la sangre al corazón. Este sistema se basa (a grandes rasgos) en el traslado de la sangre por unos conductos regulado mediante válvulas, cuya función es evitar el retorno del flujo sanguíneo. En personas con problemas de circulación, dichas válvulas presentan desarreglos funcionales y la dilatación de las mismas produce las ya conocidas várices. Asimismo, los músculos favorecen el flujo de la sangre en el retorno del caudal sanguíneo hacia el corazón. Las medias están especialmente indicadas para personas con disfunciones circulatorias o bien, para deportistas que quieren mejorar la circulación actuando sobre los dos principales responsables de la misma. La diferencia principal entre las diferentes medias existentes en el mercado, radica en unos baremos de presión que deben ejercer sobre la pierna en función de las necesidades. Su estructura es sencilla, suelen componerse de dos capas, una dedicada a refrigerar y expulsar el sudor, y otra, a absorber parte del calor producido. Los tejidos de las que están compuestas aplican una presión decreciente en la pierna, esto quiere decir que, la presión es mayor en el tobillo que en la pantorrilla. 

 2) EFECTOS QUE PRODUCEN 

 a) Comprimen la zona sobra la cuál se sitúan, produciendo una mejora sensible del retorno venoso. b) Mejoran la distribución del flujo sanguíneo. Consiguiendo una mejor oxigenación de los tejidos, favoreciendo de este modo la recuperación. c) Reducen el consumo de oxigeno, aumentando la resistencia. d) Al mejorar la recuperación del atleta, se reducirán los dolores musculares y la fatiga muscular. e) Mejorará igualmente, el drenaje de las toxinas que se acumulan tras el esfuerzo en el sistema circulatorio. f) Evitan la pérdida de calor en la zona. g) Evitan ampollas y rozaduras. h) Evitan vibraciones debido a la sujeción que provocan en la zona, previniendo el movimiento lateral de los gemelos. i) Tras una rotura de fibras en el gemelo, ayuda en el proceso de cicatrización. Disminuyendo el riesgo de formación de hematoma en la zona. j) Acolcha y refuerza ciertas zonas. Posibilitando el empleo de protecciones o diseños específicos en base a la demanda de las necesidades del deportista.

 3) CONCLUSIONES 

 Resulta curioso observar, como la mayoría de los deportistas se gastan el dinero en el calzado, despreocupándose de otro tipo de elementos como el calcetín o la media que están en contacto directo con su cuerpo. Es muy común y, muy poco recomendable, el empleo de calcetines fabricados con tejidos de muy baja calidad que pueden producir problemas, no sólo de rozaduras o falta de transpirabilidad, sino también, debido a sus características elásticas, de circulación en la zona. Dicho esto y, analizado lo anterior, podemos concluir que, si bien el uso de medias compresivas puede resultar beneficioso para mejorar el rendimiento, mejorar la recuperación y potenciar los aspectos anteriormente citados, no es un elemento imprescindible para practicar deporte, pero si puede ser un muy buen aliado y, por ende, una inversión justificada y en ningún caso contraproducente, si se elige bien el modelo en base a las necesidades del deportista